Disforia de género

La disforia de género es la sensación de incomodidad o angustia que se experimenta al no sentir una correspondencia entre las características físicas y la identidad de género. 

Desde que nacemos el cuerpo empieza a cargarse de significados sobre cómo deberíamos ser, sentirnos y comportarnos definidos por reglas sociales como el género. Esas interpretaciones sociales contribuyen a los sentimientos tanto de disforia como de euforia de género.

En la euforia, al contrario de la disforia, se experimenta alegría porque nuestras expectativas sobre el cuerpo están alineadas o representan correctamente el género con el que nos sentimos identificados. 

 

No solo sienten disforia las personas Trans (quienes no se sienten identificadas con el sexo asignado al nacer). Las personas cis (quienes sí se identifican con su sexo asignado al nacer) pueden experimentar disforia cuando sus cuerpos no representan caracterísitcas asociadas a su género.

Por este motivo las personas, sean cis o trans, invierten en accesorios, productos cosmeticos o procedimientos estéticos intentando acercarse al ideal de feminidad o masculinidad y lograr así aliviar la disforia.

costanza-costamagna.jpg

Costanza Costamagna

Existen prácticas que podemos realizar para sentirnos alineados con aquello que queremos que represente nuestro cuerpo, pero también es posible disminuir la disforia a través de repensar los significados con los que cargamos partes o expresiones del cuerpo para dotarlos de nuevos sentidos que nos permitan celebrar el cuerpo que habitamos.