La sexualidad es un aspecto fundamental de la identidad que rara vez se discute socialmente. Desde pequeños nos enseñan que los deseos individuales deben ser modulados en función del bienestar social y esto nos ha dejado con muchas preguntas que no nos atrevemos a hacer en voz alta y con la sensación de que los placeres pueden clasificarse en buenos y malos. En medio de la vergüenza que generan esos prejuicios muchos terminan renunciando al proyecto de cultivar su propio placer.

 

El derecho al placer es en esencia el derecho a ser uno mismo; es entrar en contacto con lo que nuestro cuerpo y nuestra mente desea profundamente, es el derecho a sentirnos amados y reconocidos por quienes somos y no por lo que deberíamos ser. 

DSC_0141INP.jpg

¿Te interesa comenzar un proceso de autoconocimiento?

¿Tienes dudas o preguntas sobre tu sexualidad?

A pesar del trabajo que has hecho, ¿sientes que no has podido aceptar y apropiarte de tus deseos?

Atención especializada en:

LGBTQ+, Trans y Detransición

Sexualidades divergentes

BDSM y Kink

¡Hablemos!
19198727 [Convertido].png

Disponible en línea